Prevenir el SIDA ¿sin condón?

Prevenir el SIDA ¿sin condón?

Un medicamento capaz de evitar el contagio con el virus causante del Sida está disponible, de forma gratuita, en Santiago de Cuba, desde el mes de septiembre. La Profilaxis previa a la exposición al VIH (PrEP, por sus siglas en inglés)  forma parte de la estrategia cubana de respuesta al VIH/Sida porque ha demostrado un alto impacto en la prevención en grupos de población más vulnerables.

Sin embargo, aunque no implica costo económico ni procedimientos dolorosos o invasivos, todavía son pocas las personas que acuden en busca del tratamiento.
Para conocer en qué consiste la PrEP, a quiénes beneficia y cómo acceder al servicio, Sierra Maestra contactó con el doctor Manuel Felipe Moreno Soto, médico proveedor de la prestación sanitaria en Santiago de Cuba.

Según el experto, la profilaxis se aplica con éxito en muchos países desde hace una década; pero en Cuba se introdujo en 2019, con una primera experiencia en los municipios de Matanzas y Cárdenas, con el auspicio de la Organización Panamericana de la Salud, la Organización Mundial de la Salud, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Fondo Mundial de lucha contra el Sida, la tuberculosis y la malaria.

En enero de este año se abrieron consultas en cuatro municipios de La Habana y hace tres meses se incluyó a la Ciudad Héroe debido a la alta incidencia del VIH.

“La PrEP es un método preventivo adicional para personas que no tienen el VIH, pero que presentan mayor riesgo de infectarse debido a características biológicas y a las condiciones en que desarrollan su vida sexual, marcadas por el estigma y la discriminación. Se ha demostrado que actuando sobre las poblaciones claves es posible cortar la transmisión o al menos disminuir drásticamente la incidencia del VIH y, por consiguiente, del Sida.

“El tratamiento consiste en tomar la Truvada, un medicamento contra el VIH que reduce el riesgo de contraer el virus a través de las relaciones sexuales en aproximadamente el 99 %, cuando se toma según la indicación médica”, explicó el galeno.

Hay dos modalidades: la PrEP diaria y la PrEP a demanda. La primera, como su nombre lo indica, estriba en la ingestión de una tableta cada 24 horas y se alcanza la protección a partir del séptimo día de la terapia. La segunda, también conocida como 2+1+1, se basa en consumir dos tabletas dos horas antes de tener sexo y luego una a las 24 horas y otra a las 48 horas de las dos primeras.

 La decisión de cuál aplicar a cada caso, corresponde al médico proveedor, quien evalúa la pertinencia de una u otra variante según la frecuencia de las relaciones sexuales, la cantidad de parejas sexuales, el estado serológico de estas, entre otras características.

“Si se trata de una persona que tiene relaciones sexuales tres o más veces a la semana y/o tiene varias parejas sexuales, no es aconsejable indicar la Truvada a demanda. Tampoco es recomendable la PrEP a demanda en personas con una infección crónica por hepatitis B ni en mujeres transgénero* que utilizan terapia hormonal. En estos casos la PrEP debe ser diaria”, detalló.

Aunque todas las personas están en riesgo de infectarse por VIH, los hombres que tienen sexo con otros hombres son el grupo poblacional con mayor incidencia del VIH, y esto no ocurre solo en Santiago de Cuba, sino que es una realidad en el planeta.

Biológicamente, en el coito anal hay más probabilidad de infección que en el vaginal; y desde el punto de vista social,  la homofobia, la discriminación y el estigma condicionan un ambiente inseguro para gays, bisexuales y mujeres transgénero; por eso, la PrEP está dirigida -de forma casi exclusiva- a estas poblaciones claves.

“Las mujeres no son consideradas como población clave, por eso no están incluidas en el servicio. Sin embargo, no podemos decir de manera absoluta que no vamos a atenderlas. Puede existir un caso en el que el riesgo de transmisión de VIH sea muy elevado y si llega a nuestra consulta lo evaluaremos”, aclaró el doctor.

En cuanto a los adolescentes, aseguró que a partir de los 12 años puede utilizarse la PrEP. No obstante, es un requisito obligatorio que los jovencitos vayan a la consulta con los padres o con su tutor legal.

Respecto a la manera de acceder al servicio, informó que los interesados deben acudir a la consulta de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) del policlínico José Martí       (sito en el Bloque L del centro urbano José Martí), los sábados de 8:00 a.m. a 12:00 m.

“Toda persona que se sienta en riesgo de contraer el VIH puede acudir a nuestra consulta y no requiere remisión de ningún profesional.

“Somos un equipo de trabajo formado por el consejero, la enfermera y por mí, como médico y proveedor; y tenemos como premisas éticas: ofrecer un servicio de calidad y proteger la privacidad de nuestros usuarios”, afirmó Moreno Soto.

Una vez que la persona llega a la consulta por primera vez, se le hace una entrevista para evaluar los riesgos y se le practica un test rápido para determinar que no tiene VIH y puede iniciar la PrEP.

“Hay otros aspectos que debemos valorar como,  por ejemplo, que la persona tenga un buen funcionamiento renal y no haya tenido relaciones sexuales desprotegidas en las últimas 72 horas porque si las hubiera tenido, lo que requiere en ese momento es Profilaxis posexposición al VIH (PEP), que es una terapia parecida con otro medicamento para evitar la infección luego de las relaciones sexuales sin protección.

“También realizamos el examen físico y se indican estudios complementarios, que no se realizan allí de inmediato, pero sí pueden hacerse en el mismo policlínico de lunes a viernes o, si la persona lo desea, puede hacérselos en su área de Salud.

“Es posible que el primer día el usuario se lleve el medicamento, pero al día 30 se le evalúa nuevamente el estado serológico y el funcionamiento renal para decidir si continúa o no con la terapia PrEP. Es oportuno aclarar que las personas pueden acceder al servicio aunque tengan enfermedades crónicas como cáncer, diabetes, hipertensión, entre otras. Lo importante es que tenga un buen funcionamiento de los riñones porque la excreción del medicamento es por la orina”, concluyó.

Con la apertura de esta consulta no solo se provee de medicamentos a los grupos poblacionales más afectados por el VIH y el Sida. Además, se pesquisan otras infecciones de transmisión sexual, se aplica la vacuna contra la hepatitis B y se ofrece consejería, apoyo psicológico y un paquete mínimo de prevención consistente en 21 condones y 10 lubricantes.

Aunque la adherencia terapéutica garantiza la prevención del VIH, para a lograr una verdadera protección es indispensable el uso del preservativo en todas las relaciones sexuales.

Ir a la fuente
Author: