Turismo de Arabia Saudí presenta un destino fascinante

/COMUNICAE/

Arabia Saudí es un destino inimaginable para todo tipo de viajeros. Un destino para disfrutarlo durante todo el año donde encuentran su espacio aquellos que buscan cultura y tradición, los más intrépidos exploradores, los que buscan la práctica de actividades acuáticas y al aire libre y, por supuesto, los que simplemente buscan relajarse en un entorno de lujo

Desde el centro del país, en la provincia de Riad, a las regiones occidentales (Región del Noroeste y Provincia de La Meca), la Provincia Oriental y la Región de Asir, en el suroeste del país, Arabia Saudí es un destino fascinante repleto de maravillas que esperan a ser descubiertas.

En la provincia de Riad, en el centro de Arabia Saudí, se encuentra la capital del reino y una de las ciudades más vibrantes y populares del reino, Riad. En ella no faltan las compras en sus espectaculares centros comerciales, los restaurantes de cocina internacional y también aquellos especializados en la deliciosa gastronomía local y, por supuesto, innumerables lugares que visitar. Entre los lugares emblemáticos de la ciudad destacan el Palacio Masmak, un palacio arqueológico convertido en Museo donde descubrir la historia de la unificación del Reino; el Museo Nacional Saudita, en el que sus 3.700 piezas patrimoniales de estatuas, manuscritos y esculturas inigualables son una invitación a un viaje en el tiempo por la historia del Reino; o el Palacio Histórico de Murabba fundado como una ciudad en miniatura con varios edificios y que fue residencia del rey y sede del gobierno.

Para disfrutar de las mejores vistas aéreas de la ciudad, lo mejor es hacerlo desde la parte superior de la torre Al Faisaliah que fuera el primer rascacielos del Reino y que está dotado con las últimas tecnologías; o desde el puente colgante Sky Bridge que, a 300 metros de altitud permite disfrutar de unas vistas espectaculares especialmente al caer la noche.

Y para los amantes de los eventos, una cita ineludible en el calendario es Riyadh Season. Se trata de un festival que forma parte del movimiento Saudi Season y que anualmente y durante cinco meses comenzando en octubre-noviembre, incluye conciertos, representaciones teatrales, exposiciones de arte, experiencias interactivas, puestos de comida, un parque de atracciones y mucho más.

Al noroeste de Riad está Diriyah. Conocida por su arquitectura de adobe, sus edificios antiguos albergan museos que permiten adentrarse en el pasado, y el distrito de At-Turaif está inscrito en la lista del patrimonio de la UNESCO desde 2010. En Diriyah tienen lugar numerosos eventos y espectáculos que hacen las delicias de los visitantes, que también tienen la oportunidad de conocer sus mercados y disfrutar de restaurantes de cocina tradicional. Al oeste del país, en la provincia de La Meca, se encuentra la ciudad de Yeda, a orillas del Mar Rojo, que fusiona a la perfección tradición y modernidad. Una muralla con ocho puertas da paso a Al Balad, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Allí, en el casco histórico de Yeda, parece que el tiempo se ha detenido al recorrer sus calles y descubrir sus casas tradicionales árabes. La ciudad se caracteriza por sus típicos balcones de madera que contrastan con los barrios más modernos de la ciudad donde se encuentran atracciones espectaculares como la Fuente del Rey Fahd que surge desde el Mar Rojo y que puede verse en todo su esplendor desde la corniche, el paseo marítimo de Yeda donde poder disfrutar de obras escultóricas de prestigiosos artistas entre las que destaca una de Joan Miró.

Una visita obligada, para disfrutar del lujo al borde del mar es el Jeddah Yatch Club & Marina, donde además de disfrutar viendo espectaculares yates puede pasarse un día entretenido en sus tiendas y restaurantes. Además, Yeda es el destino perfecto para aquellos que buscan disfrutar de la playa, practicar deportes acuáticos y bucear.  

También en la región de La Meca, se encuentra uno de los secretos mejor guardados de Arabia Saudí, Taif. Ubicada entre altas montañas y fértiles valles se encuentra la que extraoficialmente es conocida como la capital de verano de Arabia Saudí. Y es que sus suaves temperaturas la convierten en el destino ideal para escapar de los rigores del verano saudita. Una zona famosa por sus cultivos de higos, uvas, granadas y por la producción de miel, pero, especialmente por sus plantaciones de rosas, así como por ser un destino ideal para los amantes de la aventura y las actividades al aire libre en la montaña.

En la provincia oriental de Arabia Saudí se encuentra Damman, Ubicada a orillas del Golfo Arábigo, la que fuera un pueblo pesquero se convirtió en una de las principales ciudades árabes con el descubrimiento del petróleo en los años 30 del siglo pasado y hoy es la ciudad árabe de mayor crecimiento. Aunque es famosa por sus parques, paseos marítimos y playas de arena, también es un destino artístico, deportivo y de ocio. Damman alberga la primera exposición de arte urbano del Reino, en el distrito Bayoonya de Al Khobar, y cuenta con gran variedad de centros culturales y museos, como el Centro de Tecnología y Ciencia SCITECH, o el Museo Taybeen que alberga una curiosa muestra de objetos vintage.

En las proximidades de Damman, el oasis de Al Asha sorprende con sus más de 2,5 millones de palmeras datileras y por ser el oasis independiente más grande del mundo, con manantiales de agua fría y caliente, mezquitas históricas y, por supuesto, unas vistas extraordinarias.

AlUla ubicada en medio del desierto, en la región noroccidental del país, tiene el honor de ser el primer Patrimonio de la Humanidad por la Unesco de Arabia Saudí. El desierto, en sí, es un auténtico museo al aire libre donde sorprenden formaciones rocosas espectaculares como la roca del elefante o las rocas danzantes, cuya aridez contrastan con el verdor del valle del oasis de AlUla, ubicado entre las grandes montañas de arenisca del Hiyaz.

En AlUla los atractivos van desde visitar las tumbas nabateas de Hegra, con más de 7.000 años de antigüedad, hasta disfrutar del espectáculo que supone Maraya, una moderna y espectacular edificación revestida de 9.740 paneles de espejo que se integra a la perfección en el entorno y que alberga exposiciones, conciertos y otras manifestaciones artísticas.

Finalmente, en el suroeste, se encuentra una de las zonas más bellas y vírgenes de Arabia Saudí, la región de Aseer. Un lugar que apasiona a los amantes de la montaña, ya que allí está Jabal Sawda que, con más de 3.000 metros de altitud, es el pico más alto de Arabia Saudí. Otra visita indispensable en Asser es el pueblo de Rijal Almaa que, con sus edificios y castillos de piedras multicolores, está catalogado entre los mejores pueblos turísticos del mundo.

No están aquí todos los destinos de Arabia Saudí, pero la muestra es suficiente para imaginar la gran variedad y la riqueza que alberga el reino saudita.

Fuente Comunicae

Ir a la fuente
Author: