SEPES Atención Domiciliaria examina la soledad de las personas mayores en las fiestas de Navidad

/COMUNICAE/

Las fiestas de Navidad son una de las épocas del año más bonitas para poder disfrutar junto a las personas a las que se ama, como la familia y los amigos

Sin embargo, no todo el mundo tiene la posibilidad de compartir en compañía este periodo navideño. Hay un gran número de personas mayores dependientes que viven solas y no disfrutan de la compañía de una persona. Y, en momentos tan importantes donde las personas mayores echan de menos a sus seres queridos, es cuando más piensan que son más innecesarios que nunca.

La ausencia de cariño y atención puede resultar mucho más peligrosa que la falta de un tratamiento médico adecuado. La propia Organización Mundial de la Salud alerta de que la soledad es un factor determinante a la hora de aumentar el deterioro físico y psíquico de las personas mayores.

La soledad, en esta franja de edad, es una epidemia silenciosa que afecta a un nicho muy determinado de la sociedad, pero hay muchas alternativas para hacer frente a esta situación.

Gemma Montero, CEO de SEPES Atención Domiciliaria, explica que «somos conscientes de que hay muchas personas mayores en esta situación y, por eso, todo nuestro equipo recuerda la importancia de contar con un profesional del sector para tener una buena atención domiciliaria durante esta época del año».

Combatir la soledad durante la Navidad
Una de las principales soluciones para combatir la soledad es la figura de cuidador profesional a domicilio. Tal y como explica el equipo de profesionales en atención domiciliaria de SEPES, es muy importante garantizar su calidad de vida para mantener la independencia y la individualidad dentro de su ámbito familiar al que pertenece.

El hecho de tener un cuidador a domicilio es una forma de solucionar el problema de la soledad en la tercera edad, aportando algo de luz en este panorama tan oscuro, proporcionando lo que más necesitan en este momento: compañía y, sobre todo, esperanza.

La soledad no deseada y el sentimiento de vacío existencial es un problema real y alarmante, que poco a poco se va convirtiendo en enfermedad. Se intenta disfrazar para convertirlo en un tema «tabú» y ajeno sin embargo, se le da la importancia necesaria.

Cuando las familias no pueden dedicar la atención que necesitan y desean sus familiares, la atención domiciliaria ayuda a paliar ese sentimiento de soledad. Esto es porque la persona cuidadora que atiende en el hogar es elegida según varios parámetros, entre ellos la personalidad para que encaje con la persona a cuidar.

El equipo de SEPES Atención Domiciliaria cuenta con un gran equipo de cuidadores a domicilio que son profesionales con gran sensibilidad humana, que ofrecen servicios integrales de cuidados a domicilio y de compañía, sobre todo en épocas tan sensibles, emocionalmente, como la Navidad.

Fuente Comunicae

Ir a la fuente
Author: