Seguridad retail: seis consejos para proteger los negocios frente a robos y hurtos

/COMUNICAE/

La estacionalidad, las horas del día, las dimensiones de los locales e incluso el modelo de comercio, entre los factores más determinantes. ADT ofrece una serie de consejos para proteger cada negocio, según sus necesidades

Según datos del Barómetro del Hurto en la Distribución Comercial presentado por la Asociación de Empresas de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc), la pérdida desconocida asciende al 0,9% del total de la facturación de las empresas de distribución en España, suponiendo un impacto de 2.278 millones de euros en el sector comercial durante el año 2022, y de los que el 53% de los hurtos estuvieron a cargo de grupos organizados. Como dato más interesante, el 94% de los retailers que fueron consultados en el informe reconocieron haber sufrido un aumento de los hurtos externos durante el 2022.

ADT, empresa líder en alarmas y seguridad electrónica, ha analizado los patrones que se repiten en los robos y ataques a los comercios, variables que muestran las características del comportamiento de los criminales de las que se pueden extraer precauciones para evitar hurtos.

  1. El modelo de comercio determina el riesgo. Si la tienda negocia con productos de alto valor o que tengan salida en el mercado negro, el riesgo de sufrir un robo aumenta. En estos casos, la instalación de dispositivos que permitan una detección temprana del riesgo, como sensores de movimiento o de vibración, podrían ser un aliado para evitar disgustos. A su vez, la instalación de inhibidores de sabotaje y la calidad de comunicaciones entre el sistema y la Central Receptora de Alarmas (CRA) permitirán también anticiparse ante posibles riesgos. En función del tipo de negocio se debe realizar un estudio de los sensores y el emplazamiento que se adapten mejor a las necesidades de seguridad, para blindar cada rincón del comercio.
  2. El día y la hora cuentan. Según el análisis de ADT, la noche, los fines de semana y las vísperas de festivo son los momentos en los que tienen lugar más robos o intentos de estos. Por otro lado, aquellos casos en los que se usa la fuerza tienen lugar sobre la hora de cierre del negocio y en cualquier día de la semana. La conexión permanente a una Central Receptora de Alarmas (CRA) aporta valor añadido, pues monitorea y visualiza el sistema de forma continuada. Su servicio proporciona una mayor celeridad en situaciones de peligro para el negocio, ya que ante cualquier señal de alarma revisan las imágenes y contactan con las fuerzas de seguridad en caso de robo o intrusión. Otro apoyo importante en los casos de asalto con fuerza es contar con un botón del pánico que permite activar una alarma silenciosa y alertar de la situación.   
  3. La estacionalidad es clave en los robos. Cada temporada del año guarda relación con el aumento o disminución de hurtos, pues en épocas como la Navidad aumentan tanto la cantidad de producto que hay en tienda como la demanda de estos en el mercado negro, siendo un momento ideal para los asaltantes. Para blindar el negocio ante cualquier tipo de práctica criminal, ADT cuenta con soluciones de detección de inhibición ante el uso de inhibidores de frecuencia que pretenden sabotear el sistema. Además de tecnologías como Crash Signal que alertan a la CRA, y es una función de apoyo en el caso de que el panel central haya sufrido un impacto y haya sido dañado.
  4. La dimensión del local condiciona la seguridad. A pesar de que no hay una gran diferencia entre los hurtos en tiendas grandes y pequeñas, es cierto que cuanto mayor es el local, mayor número de accesos o puntos de entrada alberga y, por tanto, mayor es el riesgo. Por ello, es necesario diseñar el sistema de seguridad en función del tipo de negocio y sus instalaciones, protegiendo los puntos más vulnerables. Entre las medidas más importantes, regular la entrada de personas al comercio (empleados o proveedores) mediante códigos de usuario o la activación de otros servicios como el control de aperturas y cierre o el de fuera del rango horario habitual, permitiendo así monitorizar los momentos de activación / desactivación habituales del sistema de alarma. Además, de instalar cámaras de seguridad, que puedan monitorizar el interior y exterior del establecimiento y que con la vídeo vigilancia inteligente de la tecnología Guardia Perimetral establecer zonas de seguridad alrededor del negocio y detectar personas y/o vehículos, generando un aviso acústico disuasorio.
  5. La falta de herramientas de seguridad pueden ser el talón de Aquiles. Un factor fundamental para repeler a los delincuentes es contar con medidas de seguridad que aporten tranquilidad a los dueños de comercios. Por ejemplo, activar un programa de auto-armado, con el que el negocio cuenta con un extra de protección, pues activa la alarma en caso de olvido. El propietario podrá determinar por cada día de la semana cuándo desea que, de forma automática y programada, se conecte (arme) o desconecte (desarme) su sistema de seguridad, bajo su propio criterio de día y horario. Así como activar los servicios de aviso de no conexión en donde si el sistema no se activa en el horario habitual, el propietario será informado inmediatamente. Todo ello, con el valor añadido de poder contar con una CRA que trabaja en simultáneo con el sistema de alarma, y que proporcionará el factor humano que se ocupará de velar por la seguridad de cada negocio y el que también aporta gestionar la seguridad a través de la app ADT Smart Security, con la que es posible armar y desarmar la alarma o visualizar las imágenes de las cámaras de seguridad, todo ello en remoto.
  6. El gran olvidado: la ciberseguridad. Es importante establecer un protocolo de protección que incluya, además de la seguridad física del local, una serie de pasos para blindar la información del espacio virtual. Los atacantes no solo entran por ventanas y puertas, también asaltan los sistemas informáticos de las empresas, causando en algunos casos más daño que en un robo tradicional.

«Para nosotros, garantizar la seguridad de los negocios de nuestros usuarios es una tarea primordial», comenta José González Osma, director general de ADT, «Los dueños de comercios se sienten últimamente más vulnerables debido al aumento de robos y ataques, por lo que es nuestro deber aportarles tranquilidad y la posibilidad de mantener el control sobre sus locales, incluso en momentos en los que no se encuentren presentes. La integración de funciones inteligentes y la constante renovación de nuestros servicios y el apoyo del personal humano de nuestra Central de Alarmas hace posible una mejora en la calidad de vida de las personas y los negocios».

ADT integra la tecnología más avanzada para transformar los negocios en espacios seguros. En materia de seguridad, añade a las herramientas tradicionales de seguridad funciones inteligentes que hacen más sencillo para los usuarios el control de la protección de sus lugares de trabajo.

Fuente Comunicae

Ir a la fuente
Author: