La vitrificación para preservar la fertilidad: una alternativa para ser mamá

/COMUNICAE/

Clínicas VIDA analiza el cambio social y los avances tecnológicos en materia de medicina reproductiva. Según el think tank Funcas, España es el país de la Unión Europea con mayor proporción de nacimientos de madres que han cumplido los 40 años

El dinamismo de la última década hacia una mayor igualdad de género y los cambios de valores en torno a la planificación familiar, el progreso en su formación educativa y carrera profesional, los factores económicos y el desconocimiento de la relación entre fertilidad y edad han contribuido a la tendencia de que cada vez más mujeres retrasen su maternidad. En este sentido, los avances científicos, específicamente en el campo de medicina reproductiva, han permitido que cada vez más mujeres consigan ser madres retrasando su reloj biológico.

Por ello, Clínicas VIDA, centros especializados en medicina reproductiva del Grupo Recoletas Salud, analiza cómo la medicina reproductiva se posiciona como un segmento clave para las mujeres que necesitan, por diversos motivos, retrasar su maternidad. De hecho, según el think tank Funcas, España es el país de la Unión Europea con mayor proporción de nacimientos de madres que han cumplido los 40 años. Fueron un 10,7% en 2021 -el último año para el que figuran datos en toda la UE- frente al 5% de la media europea.

La vitrificación, una técnica puntera de reproducción asistida, consiste en la congelación rápida de ovocitos o embriones a temperaturas muy bajas. A diferencia de los métodos tradicionales de congelación lenta, la vitrificación minimiza la cristalización, preservando así la integridad estructural de las células y mejorando su viabilidad tras la descongelación. De hecho, según los datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), en 2021 nacieron algo más de 40.000 niños gracias a la reproducción artificial.

«A nuestras pacientes les aconsejamos que la edad para garantizar la máxima calidad de los óvulos sea entre los 30 y 35 años. Además, las tasas altas de éxito en nuestras clínicas en este rango de edad están por encima del 90% (acumulado 3 ciclos), lo que brinda una mayor confianza y refuerza la consideración de la vitrificación por parte de diferentes tipos de parejas y así puedan cumplir su sueño de formar una familia», señala la Dra. Ana Hernández Cesteros, ginecóloga y obstetra de Clínicas VIDA.

Esta técnica brinda nuevas posibilidades a las personas que desean posponer la maternidad por motivos personales o profesionales, pero que anhelan proteger su fertilidad (específicamente la calidad de sus óvulos) para el futuro. Al preservar gametos o embriones mediante la vitrificación, los pacientes pueden conservar la opción de ser padres biológicos más adelante.

«La combinación del retraso del matrimonio, las prioridades profesionales, las barreras financieras y los avances tecnológicos han contribuido al aumento de mujeres que consideran la congelación de óvulos como una forma de posponer la maternidad en los últimos años y remodelar la narrativa de la fertilidad», Mar Tirado, Coordinadora de la Unidad de Apoyo Emocional de las Clínicas VIDA.

Se puede hacer clic aquí para acceder a las imágenes de recurso.

Fuente Comunicae

Ir a la fuente
Author: