IV Summit Canal CEO: cinco aprendizajes para liderar la incertidumbre

/COMUNICAE/

IV Summit Canal CEO: cinco aprendizajes para liderar la incertidumbre

Un total de 18 líderes empresariales y expertos analizan los desafíos empresariales más acuciantes durante la cuarta edición del IV Summit Canal CEO. En un escenario económico donde la palabra resiliencia resuena con fuerza, existe un gran consenso respecto al nuevo papel de las corporaciones: el éxito pasa por convertirse en agentes de cambio

El pasado viernes, 24 de noviembre, tuvo lugar la IV Summit Canal CEO, un evento que cada año analiza los principales retos a los que se enfrenta el tejido empresarial de la mano de algunos de los líderes humanistas más destacados del momento y que, en esta ocasión, ha llevado a cabo un auténtico ejercicio de predicción con el fin de vislumbrar qué depara el futuro más inmediato.

Y es que, en un entorno como el actual, donde la incertidumbre es una constante y el cambio, una necesidad, adelantarse a la complejidad de lo inevitable no parece una opción. 

En esta ocasión, IV Summit Canal CEO, organizado por el medio de referencia en Liderazgo Humanista en España (canalceo.com),  tuvo lugar en Comet Retiro, Madrid, y reunió a 18 directivos y expertos, junto a un centenar de asistentes, en tres horas de inspiración a través de entrevistas, mesas redondas y ponencias gracias a Mediaplus Equmedia, Nacex, Wolters Kluwer, Comet Retiro, Vallformosa y la colaboración del Club Excelencia en Gestión. Un encuentro que planeó sobre la capacidad de las organizaciones para diseñar nuevos liderazgos, el poder de la inteligencia colectiva y modelos de gestión conscientes orientados al cambio constante.

Cinco aprendizajes para liderar la incertidumbre
Durante las últimas décadas, la innovación tecnológica ha marcado el paso de las corporaciones y, en buena medida, el ritmo de la economía global. Ordenadores, smartphonese-mobility, comercio electrónico, redes sociales…, son solo algunos ejemplos, todos ellos capaces de aumentar la capacidad de resiliencia de las organizaciones, incluso ante los virajes más inesperados, como el provocado por la pandemia sanitaria.

Sin embargo, la tecnología no parece suficiente para hacer frente a la complejidad de los nuevos tiempos. Estos requieren corporaciones fuertes, donde sean las personas quienes propicien el cambio en entornos BANI, es decir, especialmente sensibles y acelerados. Liderar la incertidumbre requiere que las empresas se conviertan en agentes activos y especialmente mutables cuyo propósito sea mejorar la vida de las personas..

1. La importancia de vivir en lo esencial
«Arrastramos la herencia de una cultura laboral» en la que la hiperactividad está premiada, también la anteposición de la vida laboral a la familiar o personal, aunque esta filosofía haya mermado hasta tal punto la capacidad de raciocinio o calidad de vida que las enfermedades mentales se hayan abierto paso en los equipos de trabajo sin problema alguno. 

De la necesidad de encontrar la mesura, de aprender a concentrar tiempo y energía en el desarrollo de un propósito sin menoscabar los valores o necesidades habló Pablo Álvarez, escritor y experto en transformación. La lección es simple: debemos huir del workaholismo y de la cultura del like. No solo seremos más felices, sino mucho más productivos.

2. Smartworking y flexibilidad como nuevo modelo laboral
Sobre la necesidad de ser más felices para ser más capaces conversó también Oriol Segarra, CEO de Uriach, y lo hizo de una manera contundente: 

«¿Cómo puedes hacer crecer una compañía si la gente que trabaja allí no es feliz? Aunque sea por egoísmo, que no lo es, tendrías que hacerlo, porque al final las personas rinden mucho más cuando son felices (…) Es de sentido común, una persona con miedo, con ansiedad, con aburrimiento…, es imposible que rinda«. 

Durante su intervención, Segarra rompió una lanza a favor de la flexibilidad laboral y la unidad del equipo, un modelo que se abre paso en las empresas españolas y que demuestra ser tremendamente eficaz a la hora de retener talento humano y de aumentar el nivel de compromiso respecto a la corporación. Porque, como señala este experto, y a diferencia de un argumento demasiado manido en los últimos años, el talento no es escaso, es infinito.

3. La filosofía como herramienta de cambio
La importancia de la filosofía a la hora de entrenar el pensamiento es creciente, a pesar de haber sido aparcada por el modelo educativo hasta tal punto que se ha llegado a temer por su supervivencia en el currículo formativo. No debería ser así, porque tal y como señala Rais Busom, filósofo:  «Si se entrena, la filosofía es un arma poderosísima para el cambio». Y ahora, más que nunca, los entornos empresariales necesitan dicha arma.  

Busom participó en el IV Summit Canal CEO junto al experto en neuromanagement Carlos Herreros. Ambos hablaron de la necesidad de construir marcos éticos en las organizaciones y de elevar la capacidad de razonamiento y pensamiento crítico, valores esenciales hoy en día no solo para la atracción de talento, sino para dibujar las líneas rojas de una empresa frente al uso de tecnologías tan decisivas como la IA. El cerebro, como el management, es un órgano de supervivencia.

4. Es hora de cooperar y compartir, no competir
Si algo demuestran los nuevos tiempos es que la cultura laboral está cambiando. Las nuevas generaciones apuestan por modelos cooperativos, no competitivos, donde la confianza, la flexibilidad y la colaboración imperen frente a las clásicas jerarquías y relaciones de poder. 

Este pensamiento tiene enormes ventajas sobre las organizaciones, pues las nutre de individuos más responsables y comprometidos. Para Rosa Ortiz, Directora General del Parque de Atracciones del Tibidabo, las personas jóvenes reclaman un rol profesional donde imperen la transparencia, las relaciones de confianza y la posibilidad de contribuir de manera decisiva a los valores y objetivos de la marca. De hecho, un buen líder será aquel que posibilite a su equipo de trabajo crecer de acuerdo a esos criterios, y para ello, debe atesorar honestidad y coherencia, con lo que hace y lo que dice.

A esa necesidad de impulsar la inteligencia colectiva como una máquina para tomar buenas decisiones se refirió también David Cabero, Director General de BIC Europa. Durante su conversación con Noemí Boza, Socia Directora de Más Cuota, trasladó a los asistentes los que son, en su opinión, los atributos de todo buen líder: capacidad para crear una visión, para comunicar una estrategia de manera efectiva y para decidir; también tener pasión y autoconfianza para reconocer los errores y aprender de ellos, y por último, y muy especialmente, creer en las personas, tener interés por ellas. Porque, como señala Cabero, un líder que cultive estas facetas logrará enganchar a su equipo.

5. Hacer las cosas bien, importa
Quizás, una de las características que se han apoderado de los procesos productivos o del servicio al cliente, incluso de las relaciones humanas, en los últimos tiempos es aquella que prima la cantidad frente a la calidad. Se habla de moda rápida, de comida basura, del objetivo de acumular likes, aunque no se sepa quienes están detrás de los mismos ni por qué y un largo etcétera. Por eso, hay cada vez más voces que se alzan con mayor perseverancia en favor de la calidad.

Para Manuel Orihuela, Director General de Nacex, hacer las cosas bien, importa, y para hacerlas bien es necesario contar con un equipo humano preparado para ello: «Sin tecnología no se puede trabajar. Sin procesos bien estructurados no se puede trabajar. Pero, al final, somos personas y es este cómo lo que nos diferencia«. Personas que trabajan para personas, ese debería ser el claim de toda corporación, y su CEO, el líder exponencial que lo facilite.

El evento de inspiración que supuso el Summit Canal CEO 2023 cerró con una mesa redonda a cargo de Juan Cortes, CEO Grupo Emperador; Juan Ramón Plana, fundador de Presidentex, y Jorge Vilches, partner de REF. Todos ellos se refirieron a la necesidad, como líderes, de apoyarse en grupos que ofrezcan una visión ampliada del escenario en el que se mueven normalmente.  Ante la soledad del CEO, tejer redes de confianza puede suponer una tabla de salvación.

Fuente Comunicae

Ir a la fuente
Author: